0 Shares 51 Views

Y ya puestos en eso …

8 Octubre, 2019
51 Views

Y si hiciéramos un gran vino, muy moderno él, y además de altísima expresión, especial para los periodistas vitivinícolas de turno – 2006
(No demos ideas, no demos ideas…)
1) Para empezar, se tendrían que comprar botellas más grandes (de dos litros, como mínimo) y con el pitorro más ancho (tipo Paul Mason de Gallo, EE.UU.) que el actual, al menos de 5 cms. de diámetro.
2) Luego, se tendría que poner agua biológica (1) en un 80% aproximadamente, añadir sales minerales, tartrato ya tintado, materia colorante, jugo de limón (opcional), esencia de polifenoles y antocianinas, pectinas pecto-solidificantes a largo plazo o bien agar-agar (o algún otro espesante natural ídem de ídem), peladura de uva semi deshidratada (para que, en principio, mantengan en la botella una cierta fruta), pepitas, algo de alcohol, etc. Y unos cuantos chips autodestructivos (a discreción) a plazos escogidos por el mago alquimista, de madera (chips) bien tostada.
3) A continuación, haría falta tapar las botellas con un gran tapón corona (no es necesario gastar más, no), removerlo un poco (como las antiguas aguas de “litines” de la posguerra) y dejarlas en la bodega, muy quietas y tranquilas ellas, para que reposen bien (y por aquello del qué dirán y poderlas enseñar a los ínclitos clientes), para que el contenido se vaya trasformando paulatinamente en vino. Habría que enseñárselo a todo el mundo como si fuera el gran invento del siglo.
4) Acto seguido, sería interesante hacer un seguimiento mensual, probando la evolución y el envejecimiento del sub- vino dentro de la botella. Como son botellas de dos litros, lo importante también es degustarla con sumilleres y otros, aunque procurando que nadie “estire la pata” en el intento.
5) Una vez veamos que el vino está en su punto para ser bebido, y no se nos haya ido nadie al otro barrio, tendremos dos opciones:
a) beberlo ya como un vino joven.
b) dejar que continúe su evolución hasta que se eclipse su juventud.
Para cuando el vino esté ya a punto de iniciar su declive, él mismo por sí solo (debido a una cuidadosa programación informática), por la evolución de las pieles semi deshidratadas se irá trasformando poco a poco en granos de uva natural, muy carnosos, otra vez. Es decir: a su estado original, sin rapa (¿para qué demonios nos sirve la rapa si la uva ya está recogida, ¡fuera verdor?!), volviendo así a su propio estado metafísico (más o menos parecido a los procedimientos de los caviares y otros sucedáneos artificiales).
6) Como el pitorro de la botella será lo suficientemente ancho, cualquier día podremos comernos los granos vueltos a transformar, uno a uno, como postre, o bien podremos guardar algunas botellas para dar la bienvenida al año nuevo.
7) Como puede verse, este procedimiento es opcional: o se bebe el vino como vino, vino, o con el tiempo se puede disfrutar de un excelente postre. O las dos cosas a la vez: una botella durante la comida (vino antes de su declive) y lo otro como postre, cuando el vino ya sea uva otra vez.
Y a esperar que un agudo periodista pique el anzuelo y nos haga publicidad, que seguro que pasará. Aunque será por desgracia.
Lo dijeron hace tiempo: “todo lo que una persona pueda imaginar, otra, tarde o temprano, lo llevará a cabo.” Julio Verne dixit.
Viva la tecnología vitivinícola…
(1)- El agua, con el tiempo, será lo más difícil i lo más caro de encontrar para llevar a cabo esta nueva operación, si el cambio climático continúa al ritmo actual. Quizá tendremos que estudiar la forma más adecuada de ir siguiendo los monzones del Índico…

Deixa el teu comentari:

El teu correu electrònic no sortirà publicat

 

Més articles de la categoria

Entrevista a Joan Pinyol
4 views
4 views

Entrevista a Joan Pinyol

Redacció - 13 Desembre, 2019
La vida és bonica mentre et sents estimat
6 views
6 views

La vida és bonica mentre et sents estimat

Redacció - 12 Desembre, 2019
Setmana de la música
6 views
6 views

Setmana de la música

Redacció - 12 Desembre, 2019